Revisiones y hábitos de vida para reducir la prevalencia

2017 será el Año de la Retina en España para decir no a la ceguera evitable.

La Fundación RetinaPlus+ ha promovido la iniciativa de que el próximo año sea considerado año de la retina en España, cuyo objetivo es reducir la prevalencia de la ceguera evitable en nuestro país.

 


En España hay casi un millón de personas que padecen algún tipo de discapacidad visual debido a enfermedades retinianas como la Degeneración macular asociada a la edad (DMAE), la retinopatía diabética y la alta miopía; de ellas, 70.000 tienen ceguera legal. Son datos incluidos el Informe sobre la ceguera en España de la Fundación Retinaplus+, que vaticina para el futuro un panorama en que el envejecimiento seguirá creciendo y conllevará un aumento de estos problemas. La otra cara de la moneda es que hasta el 80 por ciento de las discapacidades visuales se pueden prevenir, tratar o curar. Esta es la motivación de la iniciativa 2017, Año de la Retina en España, promovida por esta fundación y considerada por el Gobierno español como de “excepcional interés público”.

“Tres de las cuatro causas más frecuentes de ceguera en el mundo desarrollado se deben a enfermedades que afectan a la retina”, ha enfatizado Marta Figueroa, presidenta de la Fundación Retinaplus+, quien subraya que algunos de estos casos de ceguera se pueden evitar, para lo que es preciso incidir en el diagnóstico precoz y en un tratamiento que llegue a tiempo. Con esta campaña la Fundación quiere encauzar una acción concertada de gran alcance que logre sensibilizar a la población sobre la necesidad de realizar revisiones oftalmológicas y seguir unos hábitos de vida adecuados para reducir así la prevalencia de la ceguera evitable en nuestro país.

Se están organizando varios eventos divulgativos en todo el país, se difundirán los mensajes de la campaña en los medios de comunicación y se diseñarán vídeos que expliquen a la población de manera didáctica, por ejemplo, cómo es el metabolismo de la glucosa o cuáles son las repercusiones en los ojos de la diabetes. La Fundación Retinaplus+ está buscando patrocinadores para este evento y ha conseguido el apoyo generalizado de la industria farmacéutica y de las empresas de tecnología sanitaria.

La edad y la diabetes son considerados como los principales factores de riesgo en España. La DMAE es la primera causa de ceguera en los países desarrollados en pacientes a partir de los 50 años y la primera causa de afiliación a la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) en el 2011. La edad propicia la aparición en el ojo de drusas, que son pequeñas acumulaciones de material extracelular que se depositan en la retina (una mancha central en el campo de visión del paciente) y raramente son visibles antes de los 45 años. La prevalencia de la enfermedad es mayor en mujeres que hombres y, en ellas, algunas investigaciones han demostrado que tienen mayor riesgo de DMAE quienes tienen una menopausia precoz. Existe una relación dosis-dependiente entre la DMAE y el consumo de tabaco y alcohol. La hipermetropía, los iris de color claro y con poca melanina y la luz ultravioleta, pueden ser factores predisponentes. Y está demostrado que la DMAE está vinculada a una variante del gen CHF.

Tipos de DMAE

De los dos tipos de DMAE que existen, la exudativa es menos frecuente que la atrófica pero también más agresiva e incapacitante: “Representa al 20 por ciento de las DMAE, provoca una pérdida de visión brusca y súbita. Sin embargo, existe un tratamiento eficaz, y un 40 por ciento de los pacientes mejoran su visión”. Actualmente, los inhibidores del factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF) representan la opción más eficaz; la mejora en algunos casos puede ser de más de 15 letras en el test ETDRS, lo que puede llegar a suponer que el paciente tenga completa autonomía e incluso que conduzca. Se administra por vía intravítrea y en el futuro se esperan nuevas formas de antiangiogénicos que permitan menos inyecciones.

Por otra parte, el aumento de la prevalencia de la diabetes augura un futuro en el también aumenten los casos de retinopatía diabética (RD) y de edema macular diabético (EMD). Un paciente diabético tiene 10 veces más probabilidades de generar ceguera que una persona que no padece la enfermedad. En el edema macular el tratamiento de elección es la inyección intravítrea de antiangiogénicos. El tratamiento con láser ha demostrado gran eficacia tanto en la RD como en el EMD, aunque en esta última patología ha pasado a un segundo plano.

La miopía patológica o alta miopía es una de las principales causas de ceguera en los países desarrollados y la segunda causa de afiliación a la ONCE. Suele causar una pérdida severa de la agudeza visual y los principales factores de riesgo son la edad, el género, los factores genéticos y el consumo de tabaco.

El seguimiento resulta muy importante también en estos pacientes, como explica Marta Figueroa: “Cuando una persona con alta miopía ve una maraña en el campo de visión que se mueve o fogonazos de luz con los ojos abiertos, es muy importante hacer una revisión con un retinólogo porque estos signos pueden indicar desgarros en la retina. Si estos desgarros retinianos se rodean con láser, se evita la progresión hacia un desprendimiento de retina”.

 


La Fundación Retinaplus+ ya cuenta con el apoyo de la industria farmacéutica y de las empresas de tecnología sanitaria.


 

 

Entradas Recientes